221(g)

Sección 221 (g) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad

A menudo es el caso cuando se le dice al solicitante de una visa que no se puede tomar una decisión final en su solicitud de visa inmediatamente. Al hacerlo, el funcionario consular invoca el Artículo 221 (g) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad y le informa al solicitante de que el caso será suspendido hasta que se pueda determinar la elegibilidad del solicitante para la visa. Este “tiempo de espera” en el procesamiento se toma con frecuencia: más de 1000.000 solicitudes de visado fueron objetos de 221 (g) durante el 2016. Técnicamente, 221 (g) se considera una denegación; En las solicitudes de visa posteriores y en la inscripción en el Sistema Electrónico de Autorización de Viaje, esto debe ser divulgado. No obstante, la enorme mayoría de las denegaciones 221 (g) se superan y se emiten visas.

Hay, en esencia, dos tipos de casos 221 (g):

  1. “Procesamiento administrativo” relacionado con Washington, en el que se requiere autorización o aprobación de una agencia o agencias interesadas en Washington, D.C.
  2. Relacionados con el puesto, en los cuales el funcionario consular requiere de tiempo, información o documentación adicional antes de tomar una decisión final sobre la visa.

Las autorizaciones de Washington son necesarias cuando el solicitante presenta problemas de seguridad, criminalidad, cuestiones legales, exportaciones de tecnología de los EE. UU., otros problemas de admisibilidad, o es de un país preocupante. El tema de una violación de seguridad puede surgir en una variedad de situaciones, tales como posibles terroristas, individuos que previamente trabajaron en los EE. UU. como agregados militares o de otro tipo para un país hostil, aun si ese trabajo se llevó a cabo décadas atrás o hasta individuos que pasaron tiempo en ciertos países (por ejemplo, Irán). Para resolver estos problemas, se necesita una Opinión Consultiva de Seguridad. A menudo las violaciones surgen porque el solicitante tiene un nombre común: otros individuos con el mismo nombre están en la lista negra, lo que causa casos de identidad equivocada o retrasos prolongados. Las presuntas actividades o lazos criminales (por ejemplo, la mafia rusa) también pueden conducir a un procesamiento prolongado para dar tiempo para una investigación. Además, los funcionarios consulares refieren algunas cuestiones legales a Washington, tales como ciertas declaraciones falsas materiales hechas en una solicitud de visa, para una opinión consultiva legal. La solicitud se mantendrá en suspenso hasta recibir orientación de la Sección de Opinión Consultiva de la Oficina de Visas.

Un fenómeno ampliamente pertinente ha sido el procesamiento administrativo de los solicitantes, generalmente científicos, investigadores y empresarios, que pueden tener contacto con tecnologías en los Estados Unidos que están comprendidas en la Lista de Alertas Tecnológicas. Los Estados Unidos no quiere que las tecnologías de manejo delicado caigan en las malas equivocadas. En tales casos, se pide al solicitante que proporcione un currículum en inglés, una lista de publicaciones y una descripción del trabajo que se propone realizar en los Estados Unidos, los cuales se envían a Washington. Las personas que proceden de ciertos países, como Irán, Siria, Sudán, deben ser autorizadas por Washington. Muy a menudo, estas autorizaciones son una formalidad y simplemente una cuestión de tiempo para pasar por toda la gama interinstitucional. Sin embargo, para ciertos tipos de autorizaciones, el período de validez del visado puede ser limitado.

Las cuestiones relacionadas con el puesto también pueden tener un alcance amplio. Pueden incluir investigaciones o verificaciones en el país de origen del solicitante o solicitudes de información o documentación relacionada con los requisitos que debe reunir el solicitante de una visa. Un funcionario consular puede tratar de investigar o verificar cuestiones tales como:

  • la legitimidad de un matrimonio (por ejemplo, enviar un investigador al hogar de la pareja solicitando una visa);
  • el empleo de un solicitante (por ejemplo, llamar a la compañía del solicitante para verificar que él trabaja allí);
  • declaraciones de impuestos o información (por ejemplo, confirmar con Hacienda el número de identificación fiscal de un empresario);
  • pagos al fondos de pensiones; la autenticidad de un documento escolar (por ejemplo, mandar investigar al Ministerio de Educación o a una escuela o universidad para confirmar que se emitió dicho diploma);
  • las intenciones o la existencia de un patrocinador (por ejemplo, llamar a los Estados Unidos para hablar con el firmante de una declaración jurada de apoyo);
  • o la autenticidad de un documento estatutario, como un acta de matrimonio, nacimiento o divorcio.

Las solicitudes adicionales de documentos pueden incluir:

  • una carta de policía de un país en el que el solicitante vivió después de los 16 años de edad;
  • copias certificadas de disposiciones judiciales (arrestos, condenas); Confirmación de la fecha de una salida anterior de los Estados Unidos (por ejemplo, estadía más larga que la autorizada en el visado);
  • documentación fiscal del empleador; declaración jurada de apoyo adicional (por ejemplo, el funcionario consular no cree que la declaración jurada de apoyo que se presentó sea suficiente);
  • oferta de empleo (por ejemplo, un ganador de la Lotería); Documentos financieros (por ejemplo, si el solicitante se someterá a tratamiento médico en los Estados Unidos);
  • e información adicional sobre el trabajo que se realizará en los Estados Unidos o sobre el empleador.

A veces, la iniciación o el resultado de estas investigaciones puede ser un error. Por ejemplo, un funcionario consular puede creer erróneamente que un solicitante tiene experiencia con una tecnología que está en la Lista de Alertas Tecnológicas; Un investigador consular puede acudir a la dirección de la oficina equivocada; Una secretaria que conteste el teléfono en el lugar de empleo del solicitante puede decirle al que llama del consulado que esa persona no trabaja allí cuando en realidad el solicitante trabaja allí; Un funcionario consular puede hacer el intento de volver a adjudicar una petición de empleo previamente aprobada mediante el requisito de documentación adicional o la devolución a USCIS.

Por ello, es necesario ser proactivo al manejar una decisión 221 (g) de un funcionario consular. Los solicitantes deben cooperar con las solicitudes consulares razonables, pero también deben tratar de desafiar agresivamente las solicitudes cuestionables, las exigencias excesivas y los retrasos prolongados en el procesamiento. Si su solicitud está pendiente bajo la Sección 221 (g), por favor póngase en contacto con nosotros para hablar de su situación.