40 razones por las que rechazan visas estudiantiles

Hay mucho en juego para las personas que están aplicando a la vista de estudiante F-1. El resultado de la entrevista para obtener la visa de estudiante, para aquellos jóvenes que fueron aceptados en una universidad, determinará donde estarán en los próximos cuatro años — o más. La esperanza de su familia y sus sueños dependen de esa entrevista. Para aquellos que buscan aplicar a un programa dictado en Ingles, puede estar en juego una promoción laboral o la comerciabilidad. Para estudiantes de posgrado — un MBA de una Universidad de EE.UU puede ser la diferencia entre una carrera exitosa o estancada. Aun así, con tanto en juego y con cientos de miles de solicitudes de visas estudiantiles rechazadas cada año, a menudo los aplicantes fallan en los pasos básicos para maximizar sus posibilidades para obtener la visa.

Categorías de aplicantes a la visa estudiantil

En general, cada solicitante de la visa estudiantil debe demostrar: 1) ser estudiante; 2) tener la capacidad para cubrir los costos de educación y vida en EE.UU; y 3) tener fuertes lazos con su país de origen y demostrar que se marchará una vez terminado el programa educativo. Pero, el elemento sobre “fuertes lazos con su país de origen” es interpretado de manera diferente por los cónsules, dependiendo del tipo de visa estudiantil que se esté solicitando: 1) para una persona que solicite la visa por primera vez y tenga entre 17–20 años, el cónsul considera que el aplicante no tiene vínculos o lazos tradicionales (esposa, hijos, propiedad) o planes claros a largo plazo, por lo que el cónsul se centra en la intención inmediata del estudiante y sus antecedentes académicos y familiares; 2) para una persona graduada que tenga más de 20 años y este solicitando la visa estudiantil para un MBA o para otros estudios avanzados, el cónsul se centra en el historial académico, planes profesionales, y cómo el programa académico al que está aplicando promoverá el cumplimiento de esos planes; 3) la solicitud de visa estudiantil de mitad de carera (entre los 20 y 45 años), el cónsul se centrará en el trabajo actual, vínculos, estabilidad profesional, metas, el programa académico y la habilidad para completarlo; 4) para estudiantes de inglés, la atención del cónsul dependerá de la edad, antecedentes del solicitante y cómo el programa de Inglés influenciará un plan a largo plazo; 5) para los estudiantes casuales o aficionados que sean, por ejemplo, amas de casa o cuyo programa académico no es parte integral de su carrera, el cónsul se concentrará en sus vínculos; 6) para un estudiante de escuela primaria o secundaria, la revisión del cónsul será firmemente relacionada con los lazos y finanzas de los padres, 7) para un estudiante que retorna al programa académico, supone que el cónsul debe ejercer diferencia y permitir que el estudiante termine la escuela, siempre que no haya un cambio sustancial en las circunstancias.

Razones para rechazar la solicitud

En el transcurso de más de 25 años de experiencia sobre visas, hemos visto toda gran variedad de visas estudiantiles rechazadas. Hemos podido destacar algunas de las más frecuentes razones por las que son rechazadas las solicitudes. Aunque algunas de las razones se encuentran enumeradas en el artículo 214(b) de este sitio web, a continuación, nos hemos centrado en las razones más frecuentes por las que las visas estudiantiles son rechazadas:

  1. País de Origen. El factor más decisivo en el resultado de la solicitud de visa de estudiante es el país de origen. Un estudiante de un país económicamente desarrollado y políticamente estable como Alemania, en general, no debería tener ningún problema; mientras que los solicitantes de países como Afganistán, Congo y Uzbekistan tienen las posibilidades en su contra. (El Departamento de Estado no publica las estadísticas de los países rechazados en las solicitudes de visas estudiantiles, pero las tasas de rechazo de visa B sí son publicadas y sirven como una referencia muy aproximada de cómo se trata a los estudiantes provenientes de esos países). En algunos casos, a menos que un prestigioso trabajo este esperando al solicitante en su país de origen menos desarrollado, puede ser difícil superar las posibilidades y recibir una visa de estudiante.
  2. Vínculos. Como se mencionó antes, la fuerza de los vínculos es analizada a través de los rangos de edad. Para solicitantes jóvenes, la ocupación de sus padres — la prueba de “¿Quién es tu papá? — podría ser un elemento critico en el análisis (bien o mal). Si el padre del aplicante “trabaja con sus manos” el solicitante será visto como una persona que viene de una familia más pobre y los riesgos de inmigración son más altos. Como parte de ese análisis de nivel de vida, el cónsul puede tratar a las personas de áreas rurales o pueblos pequeños con menos confianza y ser más propensas a ser rechazadas sus solicitudes de visa que a los estudiantes provenientes de grandes ciudades. La falta de viajes a países europeos puede ser considerado como algo negativo, evidenciando, a los ojos del cónsul, la precaria situación financiera de la familia y la falta de ingresos discrecionales, o reflejará un aplicante “protegido” que aún no ha visto el mundo. “Visita otros países y, entonces, podrás „graduarte“ de una vista estudiantil estadounidense”, parecer ser la mentalidad de los cónsules. Para los solicitantes para la visa estudiantil que estén en sus tempranos o mediados 20 años, los cónsules podrán verlos como “tweeners”: muy viejo para ser un estudiante nuevo, muy joven para establecer una carrera o fuertes vínculos en su país de origen. Trabajar en su país de origen para una compañía por menos de un año después de haberse graduado de la universidad puede reflejar inestabilidad o holgazanería, lo que no conduce a asegurar una visa estudiantil.
  3. Problemas en las entrevistas. Dado que las entrevistas para la visa de estudiante normalmente duran 2–3 minutos, el solicitante solo tiene una oportunidad para hacer una primera impresión y, es esa primera impresión la que cuenta. Aunque se supone que el cónsul no debe reevaluar el inglés del solicitante, el manejo insuficiente del idioma será tenido en cuenta de todos modos. La inhabilidad para argumentar las razones por las que la universidad fue seleccionada puede ser fatal. La inhabilidad para explicar cómo el programa seleccionado se ajusta a los planes profesionales — también es una razón digna para rechazar la solicitud. La inhabilidad para responder de forma simple preguntas estándar (ej. ¿Cuáles son sus planes después de graduarse?, ¿A qué se dedica su papá?) son algunos de los problemas, como también dar respuestas largas y confusas. La disposición del aplicante en la entrevista también es un elemento crítico: la pasividad o la falta de ambición puede inclinar la balanza en contra del solicitante. Los nervios, un pobre lenguaje corporal, la mirada baja, vibras negativas, mala vestimenta o incluso la vestimenta ostentosa, son todos factores negativos.
  4. Finanzas inadecuadas o documentos insuficientes. La aplicación a la visa de estudiante debe demostrar la capacidad de pagar por el primer año de un programa académico. Los cónsules designados en países en vía de desarrollo están muy alteras al fraude en este sentido. Entregar un extracto de cuenta bancaria en el que se muestra una transferencia de $50.000 en la cuenta del patrocinador del estudiante dos días antes de la entrevista, solo aumentara las preguntas respecto la fuente del dinero y si los fondos están realmente disponibles para pagar por el programa académico. Cuando los patrocinadores del estudiante son los padres y éstos ocupan cargos gubernamentales mal pagados pueden estar sujetos al escepticismo del cónsul. Los amigos que son patrocinadores podrían, también, incrementar las preguntas: ¿Qué tan fuerte es el compromiso de ese amigo de la familia?, ¿Qué tan bien conoce a su tío-patrocinador?, ¿Cuándo fue la última vez que lo vio?
  5. Rechazo previo de visa EE.UU. Aunque el rechazo anterior a la solicitud de una visa estadounidense no implica una sentencia de muerte para un solicitante a una visa de estudiante, sí es una distintiva marca negativa. Puede estar seguro que el cónsul revisará las razones por las que la solicitud anterior a la visa fue negada y ver si la razón también se refleja en la solicitud de la visa estudiantil. Por ejemplo, si aplicó a una visa para visitar EE.UU. para asistir a la boda de un amigo, es muy probable que la “falta de vínculos” haya sido el factor que produjo el rechazo de la solicitud, y también conduzca al rechazo de la visa estudiantil. Si la denegación fue reciente, el oficial que esta evaluando su solicitud podrá consultar con el cónsul anterior sobre “qué pasó" en la primera entrevista. La impresión de estar buscando una visa “por las buenas o por las malas” podría hacer pensar al cónsul “hace dos meses intentó ir a Estados Unidos para una boda, ahora quiere ser un estudiante”. Esto podría parecer sospechoso para el cónsul. Uno no “resuelva” un problema anterior de B solicitando una visa F.
  6. Cambiar de estatus EE.UU. Muchos turistas, visitantes y trabajadores de verano después de llegar a Estados Unidos deciden quedarse e inscribirse en una escuela. Cambian su estatus y asisten a la escuela. Pero fallan en prever la “bienvenida” que recibirán en la Embajada cuando regresen a su país de origen para solicitar una visa de estudiante. Ya no serán considerados como aquellos “estudiantes que regresan” quienes tienen trato diferenciado, sino como estudiantes que aplican por primera vez a una visa de estudiante. En el peor caso, el cónsul podrá sentirse engañado porque el solicitante no volvió a su país de origen después de la expiración de su estado inicial, por lo que podrá sorprender al solicitante con un hallazgo 212 (a)(6)(C)(i) en su aplicación. Otro cónsul podrá simplemente denegar la solicitud bajo la sección 214(b). Esto, independientemente del tiempo que el solicitante estudió en Estados Unidos, del poco tiempo que falte para la graduación o de cuánto dinero haya invertido en la educación inconclusa.
  7. Rechazo de la sección 221(g). Aunque el rechazo de una visa por la sección 221(g) es solo temporal, el impacto puede ser permanente. Si los retrasos causan que el estudiante pierda un semestre o no pueda regresar a OPT, el estudiante considerará otras alternativas. Los mas propensos a 221(g) son los participantes de STEM chinos y rusos, con la preocupación por el espionaje. Al frente y al centro en el radar del cónsul están las esta la tecnología de las Listas de Alerta Tecnológica. Ir a casa a mitad del semestre para asistir a la boda de un amigo es un factor para el desastre para un estudiante del STEM que necesita una nueva visa estudiantil. De manera similar, quienes tienen un nombre común pueden verse obligados a ingresar a la zona desconocida del 221(g), quedar atrapados en el limbo entre la emisión de la visa y una contundente negativa. Si el 221(g) se prolonga, una demanda judicial de mandamus puede ser apropiada.
  8. Consultantes de Visa/ Agentes de viaje/ Notarios. A menudo son compensados después de ser otorgada la visa, y por lo tanto su esfuerzo no tiene fin por maximizar las posibilidades de obtener la visa. Podrían presentar certificados académicos falsos o extractos bancarios falsos o manipulados. El problema para los estudiantes es que esto no solo los conducirá a un rechazo 214(b), sino también un antecedente permanente 212(a)(6)(C)(i). Incluso si el estudiante no tenía conocimiento sobre los documentos falsos, el cónsul no dudará en imputarle el conocimiento al solicitante, argumentando que el estudiante es el responsable de las acciones del agente.
  9. Otros problemas con los documentos. Los solicitantes olvidadizos que no presentan un documento necesario como los resultados del TOEFL o GRE o la confirmación de una beca o los extractos bancarios del patrocinador, podría terminar en una decisión desfavorable sobre la solicitud de la visa. Si bien este tipo de situación podrían conllevar a un rechazo temporal por el documento faltante, a veces el cónsul más estricto no será indulgente y tomara la decisión de rechazar la solicitud de visa 214(b).
  10. Parientes en Estados Unidos. Una pregunta frecuente en la entrevista se relaciona con los parientes en Estados Unidos. El DS-160 pregunta no solo por parientes cercanos, sino a otros familiares en los Estados Unidos. La falta de divulgación de familiares en el DS-160 puede considerarse cona tergiversación material, lo que puede conducir a un rechazo o decisión 212(a)(6)(C)(i). La entrevista se puede centrar en cómo esos familiares se instalaron en Estados Unidos. Si fue por medio de asilo, esto puede reducir gravemente las posibilidades de obtener la visa estudiantil. Si el pariente del solicitante se quedó en Estados Unidos después de haber expirado el tiempo de su trabajo de verano, esto también podría ser considerado un criterio negativo de evaluación (perdida de “credibilidad familiar”). Si un hermano esta en Estados Unidos como estudiante, el cónsul podría considerar que un pariente o un hermano estudiando en Estados Unidos es suficiente.
  11. Presentación de petición de inmigrante I-130 para F-1. Un solicitante de visa de estudiante que haya presentado también solicitud de inmigrante podría tener problemas. Hay DS-160 hace ésta pregunta directamente. No indicar la presentación de dicha solicitud podría conducir a una prohibición permanente. Por otro lado, informar sobre la solicitud conduciría otra pregunta: ¿Hace cuánto fue presentada la solicitud?, ¿Dónde está el solicitante en la fila de visa de inmigrante? Si la solicitud de visa de inmigrante será otorgada en un futuro cercano, entonces el cónsul considerará que la visa de estudiante no será necesaria porque la visa de inmigrante será recibida pronto.
  12. Fuente sospechosa de fondos. La prueba de “¿Quién es tu papá?" puede ser un problema si el papá (o la mamá) — o incluso alguno de sus socios cercanos — ha sido catalogado por ganar dinero de manera „cuestionable“, particularmente si esos fondo están siendo usados para pagar la educación en los Estados Unidos. Similarmente, si el papá es cercano a la „elite“ de un régimen anatema de los Estados Unidos, esto podría ser un impacto negativo en la decisión del cónsul.
  13. Cursos o Institución sospechosos. Algunos cursos o instituciones pueden levantar una „bandera roja“ para el cónsul. Tal vez, un estudio de validación consultar muestre que es poco probable que los beneficiarios de la visa estudiantil regresen a su país de origen. O el presentimiento del cónsul sea que un curso de dos semanas de ingles sea solo un pretexto para quedarse en Estados Unidos. ¿Qué tanto podrías mejorar tu inglés en dos semanas?” podría ser el presentimiento del cónsul.
  14. Pequeña y desconocida comunidad universitaria. Si bien se supone que la “calidad” de la institución no debe ser un factor en la decisión del cónsul, a veces si lo es. Un cónsul puede ser mas respetuoso con un aspirante a una escuela de la Ivy League — “debe ser un estudiante serio e inteligente ¿“ — que con el aspirante a la comunidad universitaria x en medio de Nebraska.
  15. Errores en el DS-160s. Es sentido común que el DS-160 no debería tener ningún error, pero la experiencia ha demostrado que ocurren todo el tiempo. Diferencias culturales, deficiencias del lenguaje, simple negligencia y desconocimiento de la ley estadounidense, puede jugar un rol importante en estos casos. Por ejemplo, una persona se pude considerar “desempleado” porque trabaja para alguien mas. Pero, la misma persona, probablemente, habría recibido la visa si hubiera indicado su situación real: era un trabajado independiente, había organizado su propia organización sin fines ánimo de lucro y tenía 8 trabajadores trabajando para él. Una falla en indicar algunos países que haya visitado puede conllevar a un rechazo. Un error común es la omisión de una condena que ha sido eliminada, lo que puede llevar a una denegación estándar 214(b), así como a un hallazgo de tergiversación (y también la posible inadmisibilidad del delito subyacente).
  16. “Débil” DS-160. El DS-160 no da muchas oportunidades para indicar a profundidad algunos detalles, pero donde sí lo hace, el solicitante necesita utilizar sabiamente ese espacio. Un error al hacerlo puede llevar a un rechazo. Por ejemplo, si un solicitante para un MBA simplemente indica sus deberes en su banco como “administrador, calcular el presupuesto” y es pasivo en la entrevista, el cónsul no estará menos que impresionado.
  17. Malos estudiantes. El cónsul cuestionará la emisión de la visa si un estudiante que regresa y que tiene un historial académico deficiente mientras se encuentra en los Estados Unidos (por ejemplo, calificaciones bajas o deficiente asistencia en una solicitud inicial de visa F-1).
  18. Tiempo considerable de estadía anterior en EE.UU. Cuando un solicitante de visa estudiantil ha pasado anteriormente un tiempo considerable en Estados Unidos, el cónsul puede considerar que “es tiempo de pasa un tiempo en casa” para restablecer los vínculos con su país de origen. Por ejemplo, un estudiante que estudió su secundaria por cuatro años y ha sido “Americanizado”, que ahora desea continuar sus estudios en los Estados Unidos puede encontrarse con dicha mentalidad consultar.
  19. Haber trabajado como ilegal en EE.UU. Para un solicitante de visa estudiantil que haya trabajado anteriormente de manera ilegal en Estados Unidos no es una decisión difícil para el cónsul. No solo porque el aplicante tuvo un comportamiento ilegal, sino porque es, probablemente, el reflejo de sus malas finanzas y la falta de vínculos económicos en su país de origen. Este aplicante no recibirá la visa estudiantil.
  20. Arresto en EE.UU. Un arresto en Estados Unidos puede ser la causal para revocar una visa y, como mínimo, problemas serios al tratar de superar 214(b). Por ejemplo, un participante del programa Trabajo y Viaje de Verano arrestado por robar en tiendas de Estados Unidos que busque estudiar el siguiente año en Estados Unidos, por lo general, el cónsul querrá que pase un buen tiempo antes emitir una nueva visa. Puede dudas sobre la madures, la decisión de castigar al estudiante o, el cónsul solo quiere ser cauteloso: ¿Esta persona corre el riesgo de volver a cometer una conducta delictiva?
  21. Participante previo en Viaje de Trabajo de Verano. Si el solicitante ha pasado anteriormente un tiempo en Estados Unidos en el programa de Viaje de Trabajo de Verano, el cónsul puede esperar cierto nivel de competencia en inglés. Por lo tanto, un intento de regresar a los Estados Unidos como estudiante, puede estar condenado al fracaso porque en cónsul puede considerar que el estudiante tuvo un “progreso inadecuado” en inglés en el programa de Viaje de Trabajo de Verano.
  22. Política. Algunos rechazos de visa, incluyendo visas estudiantiles, están atados al refjulo y flujo de la política. De las prohibiciones de viaje de Trump para solicitante de países en su mayoría Musulmanas, hasta académicos chinos (“Las visas son el arma mas nueva en la rivalidad entre Estados Unidos y China”) y estudiantes rusos (“A los estudiantes rusos se les comenzaron a negar visas estadounidenses con más frecuencia”). Cuando las tenciones aumentan, el numero de rechazos y retrasos también aumenta.
  23. Errores y/o malinterpretación del proceso de admisión. Otra área propicia para posibles malinterpretaciones es cuando el cónsul indaga en las calificaciones del estudiante. Por ejemplo, si la matrícula universitaria esta supeditada a la aprobación de un determinado examen, y el aplicante solicita una visa con un emitido I-20, el cónsul puede dudar de que la universidad tenga pleno conocimiento de las calificaciones “faltantes” del solicitante. ¿Fue un descuido de la universidad o el solicitante presentó registros académicos falsos a la universidad?
  24. Rechazo por inadmisibilidad. Todos los aplicantes a visas estudiantiles son sujetos a los motivios generales de inadmisibilidad como violaciones criminales, de seguridad, salud o inmigración. Por ejemplo, si el solicitante tuvo una condena por un delito grave de depravación moral, incluso si esto sucedió hace 10 años y fue eliminado, no es elegible para una visa estudiantil sin una exención de no inmigrante. Si la empresa de la que es propietario proporcionó una carta de empleo falsa a un solicitante de visa estadounidense, podría ser acusado de haber participado en el tráfico de extranjeros, lo cual es otro motivo de inadmisibilidad con exención de no inmigrante.
  25. “Otro significante” Patrocinador con base en EE.UU. La discusión sobre el facto del compromiso y finanzas del patrocinador, antes mencionado. Se el solicitante a la visa de estudiante y el patrocinador en los Estados Unidos tienen una relación romántica, esto podría aumentar las preguntas sobre los motivos del solicitante y el patrocinador: ¿Es la visa de estudiante un pretexto para irse a vivir a Estados Unidos? El cónsul mirara con más atención los vínculos y las intenciones del solicitante y podría considerar que una visa de prometido sería la más adecuada visa a solicitar.
  26. Dependientes que se quedan en casa mientras el sostén de la familia va a estudiar a EE.UU. Si bien parece contradictorio ver esto como algo negativo (después de todo, es mucho mas probable que el solicitante regrese a casa si su familia permanece en casa), el cónsul puede preguntarse: “Si el solicitante deja su trabajo y no ganará un salario en los Estados Unidos, ¿quién mantendrá económicamente a la familia?”. El solicitante se va a los Estados Unidos a estudiar, no a trabajar, entonces ¿Cómo se mantendrá la familia en su ausencia?
  27. Dependientes aplicando separadamente a una visa estudiantil F-1. Aunque se supone que el cónsul “raramente” niega a los dependientes después de haber recibido la visa F-1, si el cónsul siente que los solicitante intentaron jugar con el sistema aplicando por separado, puede negarla la visa a los miembros de la familia.
  28. Redes sociales. Si las redes sociales del aplicante muestran el uso de drogas, “fiestas salvajes” o una persona “niño rico consentido”, el cónsul puede cuestionarse la seriedad del estudiante.
  29. Lista de personas cuestionables en DS-160. Para el DS-160, los estudiantes requieren dos contactos. Si uno de los contactos esta en la “lista negra” de la embajada o fue negada previamente la visa estadounidense, el efecto de asociación negativa puede aparecer.
  30. Discrepancias o falta de sentido, algo es raro o parece raro. Los cónsules son criaturas de hábito, por lo que cuando parecer no estar bien, la solicitud de la visa estudiantil empieza mal. Si el solicitante indica que previamente estudió en Alemania pero en el pasaporte no hay evidencia de entrada a ese país, el cónsul puede empezar a cuestionarse si es verdad que el estudiante estudió en Alemania. De la misma forma, el cónsul puede sospechar sobre el historial sobre una solicitud de Ingles como Segundo Idioma y si la empresa en la que ha trabajado por menos de un mes lo envían a Estados Unidos para un curso de inglés de 3 meses.
  31. Aplicando en un tercer país. Si bien no es una “discrepancia”, un cónsul puede ver reciente inmigrante/residente con mayor sospecha. Por ejemplo, si el solicitante se mudó al Reino Unido desde Nigeria el año pasado y ahora quiere estudiar en Estados Unidos, el cónsul podría adoptar el enfoque de: “regresa y solicita nuevamente cuando este mas establecido.”
  32. Problema del “Estudiante eterno”. La solicitud de una visa estudiantil que muestre que hay mas interés en coleccionar diplomas o “experiencia” universitaria que trabajar, puede poner a prueba la paciencia del cónsul. Esto es particularmente cierto cuando el solicitante parece no tener dirección — quizás trabajando en su tercer doctorado o en el sexto o séptimo año de un programa de 4 años.
  33. Malinterpretación del cónsul en los hechos o ley. Revisar, entrevistar y decidir la solicitud de la visa de estudiante en un periodo de 2–3 minutos, inevitablemente conlleva errores. Errores de hecho, malentendidos en la entrevista, problemas de lenguaje, y errores legales son comunes (por ejemplo, no aplicar la excepción de delito menor a una condena por robo a una tienda; pensar que el período de gracia posterior a los estudios es de solo 30 días, no de 60 días).
  34. Un trabajo de curso en EE.UU., percibido como “inútil” en el país de origen o en el desarrollo de una carrera. Aunque se supone que los cónsules son agnósticos sobre el contenido del plan de estudios, el lado racional de cónsul puede tener sospechas: “¿Por qué este solicitante planea estudiar agricultura en los Estados Unidos cuando su país de origen no cultiva sus propios alimentos?” o “ella trabaja como consultora financiera, entonces ¿por qué solicita tomar un curso de periodismo?”
  35. Violación del estatus. Hay numerosas reglas y regulaciones que los estudiantes deben cumplir mientras están en Estados Unidos, como niveles mínimo de trabajo de curso, restricciones de empleo y requisitos para informar el cambio de dirección o especialización. El incumplimiento de estas reglas y regulaciones puede resultar en el rechazo de la visa.
  36. Admitir un comportamiento ilegal. Si bien una actividad como fumar marihuana puede estar permitida en un estado, sigue siendo una violación de la ley federal. Por lo tanto, incluso si un estudiante no ha sido detenido, arrestado o condenado por posesión o fumar marihuana, admitir el uso de esta droga ante un cónsul (o inspector del aeropuerto) es motivo para decidir rechazar una visa. En tal situación, para el solicitante de la visa de estudiante, se requerirá una exención de no inmigrante, que puede demorar varios meses. Además, el cónsul puede requerir que el estudiante se reúna con un médico para asegurarse de que no existe un problema de adicción.
  37. Problemas de Entrenamiento Práctico Opcional (OPT). Las reglas alrededor del OPT son complejas. Por ejemplo, si un individuo tiene una autorización OPT pero abandona Estado Unidos antes de recibir una oferta de trabajo, la autorización OPT podrá ser invalidada. Y aunque se supone que los cónsules deben ser consciente de la importancia del programa para el OPT, la idea de que un solicitante regrese a “trabajar” en los Estados Unidos en lugar de estudiar, puede provocar una reevaluación de los vínculos del solicitante con su país de origen.
  38. Problemas técnicos. Un error tipográfico, un error en el sistema SEVIS, la imposibilidad de ingresar información, un descuido por parte de un funcionario de la escuela, aunque aparentemente triviales, son errores técnicos que puede provocar retrasos y rechazos.
  39. No presentar la solicitud a tiempo. No hace falta decir que, es de sentido común que uno debe cumplir con la fecha de inicio de el I-20. Una solicitud tardía puede torpedear la solicitud de la visa de estudiante.
  40. Estudiantes prospectivos, mayores, sin dirección. Estos son solicitantes que, a los ojos del cónsul, tienen un historial laboral inestable y parecen no tener dirección. La intención de ir a los Estados Unidos por un capricho sin propósito académico sólido, refleja falta de vínculos en el país de origen y, por lo tanto, un riesgo de quedarse en los Estados Unidos.

Prevenir y superar las negaciones

Con suerte, no se reducirán a 7 intentos para que un joven pueda finalmente recibir una visa de estudiante como lo hemos escrito. Mientras uno no puede cambiar su país de origen o sus padres, hay muchas otras cosas que están bajo el control de los estudiantes. La razón de la lista hecha arriba arroja luz en los pasos que debe tomar para evitar rechazos: buena planeación, preparación, Inglés, vestimenta y actitud, solo para empezar. Ayuda legal de profesionales — al menos para revisar su DS-160 y apoyando la documentación y la realización de una entrevista simulada — puede ser fundamental para evitar un rechazo. Si usted ya ha sido rechazado, es necesario un diagnóstico del problema. Una vez más, un profesional puede ayudar a encontrar el problema, parapara el DS-160 y apoyar la elaboración de documentos para volver a aplicar, y proporcionar una invaluable guía para la entrevista. Si el problema se relaciona con una determinación de inadmisibilidad por una tergiversación o una situación criminal, entonces el abogado puede informarlo sobre el factor del rechazo y solicitar una revisión de la decisión o una renuncia. Finalmente, algunas de las razones enumeradas anteriormente no tienen base legal y deben ser impugnadas.

Lo barato sale caro, como se dan cuenta, a quien no consulta a un profesional antes de que se les niegue la visa de estudiante. Contactenos y permítanos poner a su disposición más de 25 años de experiencia en el manejo de visas de estudiantes.