Exenciones para no inmigrantes

Razones de inadmisibilidad

Hay una variedad de razones por las que una persona puede ser considerada inadmisible para ingresar en los Estados Unidos. Los motivos de inadmisibilidad más habituales son:

  1. Historial previo de actividades delictivas, como posesión de drogas o hurto;
  2. Comisión de fraude o tergiversación material al obtener una visa estadounidense;
  3. Acusaciones de trafico de extranjeros;
  4. Presencial ilegal en periodos anteriores en los Estados Unidos, por más de 6 meses. Lo cual somete a los solicitantes a una prohibición obligatoria de 3 a 10 años para ingresar al país.

A excepción de las personas con conclusiones de inadmisibilidad relacionadas con la seguridad, la actividad ilegal y otras áreas limitantes, todas las demás personas excluidas de los Estados Unidos pueden solicitar una exención de inadmisibilidad para no inmigrante. Es importante saber esto, porque muchas veces un oficial consular no informará al solicitante de la vis sobre este derecho. Cada caso es único y, a menudo, requiere un análisis detallado para determinar la base fáctica de la inadmisibilidad, si la decisión consular fue correcta, la disponibilidad de una exención y la probabilidad de dicha solicitud.

¿Quién puede aplicar?

Excepto por seguridad, actividad ilegal y otras categorías limitantes, cualquier solicitante de cualquier tipo de visa de no inmigrante como B-1, B-2, E-1, E-2, F-1, H-1B, J-1, L-1, O-1, o P-1 que hayan sido declarados inadmisibles, pueden solicitar una exención de inadmisibilidad. Los dependientes de los solicitantes principales, incluidos F-2, H-4 y L-2, también pueden solicitar y recibir exenciones para no inmigrantes. Las exenciones para no inmigrantes suelen ser de entrada múltiples y validas hasta por 5 años. Sin embargo, solo son válidos para la categoría de visa solicitada, es decir, un titular de una visa B-1/B-2 para la cual se otorgó una exención debe solicitar una nueva si pide un nuevo tipo de visa, como F-1.

¿Cuál es el proceso?

Se puede solicitar una exención de no inmigrante en un consulado de los Estados Unidos, junto con una solicitud de visa de no inmigrante; no se requiere un formulario especifico ni una tarifa de presentación por separado. Si el consulado aprueba la solicitud, envía su recomendación al Departamento de Seguridad Nacional, que tienen la última palabra sobre esas peticiones. Si el consulado deniega la petición, el solicitante podrá pedir al Departamento de Estado que revise la solicitud en determinadas circunstancias: por razones médicas o humanitarias urgentes o cuando la política exterior, la seguridad nacional la aplicación de la lley o el interes público de Estados Unidos están implicados. Si el consulado deniega la solicitud, el caso se Cierra. Si recomienda la aprobación, envía la solicitud al DHS para su determinación final. Por lo general, el DHS estará de acuerdo y otorgará la exención. Si se esta es otorgada, se coloca una visa en el pasaporte con la anotación de que se ha otorgado una exención.

Los estándares para otorgar una exención para una visa de no inmigrante son relativamente liberales: el consulado y el DHS consideran:

  1. El riesgo de daño a la sociedad si el individuo es admitido;
  2. La gravedad de su violación;
  3. La razón por la que el solicitante pide la admisión;
  4. La actualidad de la infracción;
  5. Si el solicitante ha sido rehabilitado.

Los factores más importantes son la gravedad y actualidad de la infracción. Una condena por posesión de marihuana hace más de 10 años tiene muchas más posibilidades de ser aprobada para una exención que una condena por robo al año pasado. El propósito de la visita también puede jugar un papel integral en la decisión. Por ejemplo, parece haber una preferencia por otorgar exenciones a quienes vienen a los Estados Unidos para trabajar o en casos de simpatía o limitantes. Por ejemplo, si un cónsul toma la decisión de prohibir a un solicitante H-1B de la India por contrabandear a su esposa que ha pedido la visa H-4 y el peticionario hizo un reclamo legítimo y tuvo una creencia razonable de que la ceremonia de boda legalizó su matrimonio, el cónsul podría ignorar la creencia del solicitante, invocar la prohibición del contrabando de extranjeros, pero recomendar una exención como una especie de «compromiso». No es necesario que el solicitante admita haber cometido un delito para calificar para la exención, aunque en ciertos casos, puede ser útil.

Antes de solicitar una exención de no inmigrante, un solicitante de cualquier visa de no inmigrante, excepto los solicitantes de visas H yL, debe cumplir con su carga bajo la Sección 214(b) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad. Para los solicitantes de visa de visitante y estudiante, esto significa que el solicitante debe demostrar que él o ella tiene vínculos con el país de origen y que cumplirá con los términos y condiciones de la visa. Esto es de vital importancia porque los agentes consulares a menudo usan 214(b) como un medio legal para cortocircular y prevenir cualquier solicitud de exención de no inmigrante. Por lo tanto, cualquier presentación debe abordar primero el tema 214(b) y luego los criterios para la concesión de la exención de visa de no inmigrante.

¿Como ayuda W&A?

Antes de solicitar una exención, es imperativo comprender el motive de una decisión de inadmisibilidad y si la conclusión es correcta o no. Si es erróneo, entonces el hallazgo debe ser impugnado solicitando una reconsideración y presentando evidencia adicional. Si el hallazgo es correcto, se debe analizar los estándares enumerados anteriormente y se deben preparar pruebas convincentes de rehabilitación. Como se discutió anteriormente, la cuestión 214(b) debe abordarse para los solicitantes de visas de no inmigrantes, excepto para las visas H y L. En White & Associates, Podemos formular una estrategia para impugnar un hallazgo si dicha acción es apropiada, o representar sus intereses en la preparación de la solicitud de exención de no inmigrante y la documentación de respaldo. No dude en contactarnos para que podemos evaluar su caso.