Estudios de casos

Caso de S.S.

La Sra. S., ciudadano de la India, había trabajado en California con una visa H-1B durante muchos años. Su esposo, que estaba en estado H-4, regresó a la India y solicitó renovar su visa H-4 en el consulado en Chennai. Su solicitud fue denegada bajo 221(g), y permaneció pendiente durante más de 7 meses. La Sra. S. nos contrató y, en un par de semanas, el Sr. S. recibió su visa y se reunió con su esposa en los Estados Unidos.

Caso de K.R.

La Embajada de los Estados Unidos en Nueva Delhi, India, prohibió permanentemente a la Sra. R. por cometer tergiversación material. Fue obligada a firmar una declaración dictada por un funcionario consular abusivo y esa declaración se utilizó como base para la prohibición. Ella entonces nos contactó, y pudimos intervenir y lograr que fuera anulada la decisión.

Caso de A.S.

Después de que S se negó a casarse con un ciudadano estadounidense, él envió una carta anónima ofensiva a la policía, acusándola de ser un espía. Entonces ella fue citada al consulado, y el funcionario consular revocó su visa. La Srta. S se puso en contacto con nuestra firma. Pudimos interceder en su nombre y el funcionario consular le emitió una nueva visa B de 3 años.

Caso de A.C.

Caso de A.B.

Un funcionario consular declaró al Sr. B. inadmisible de manera permanente a los Estados Unidos por ser traficante de drogas (Sección 212(a)(2)(C)(i)). La determinación se hizo fundamentándose en un solo elemento probatorio: una carta anónima ofensiva, aparentemente de un empleado insatisfecho. Hemos impugnado esta decisión con éxito y se ha rescindido la prohibición de su admisibilidad.

Caso de F.J.

Después de cinco años en que las peticiones de visa de inmigrante de sus hijos estaban pendientes en el consulado en Lagos, Nigeria bajo 221(g) o se regresaban a USCIS, la Sra. J se puso en contacto con nuestra firma. El consulado cuestionó la legalidad de su divorcio bajo la ley local. Inmediatamente nos pusimos en contacto con el consulado, organizamos una nueva entrevista para sus hijos y proporcionamos documentación adicional sobre su divorcio. A los pocos días de la nueva entrevista, sus hijos recibieron visas de inmigrante.

Caso de Y.A.

En un caso muy inusual, el Sr. A. era un inmigrante recién llegado de Uzbekistán que se enteró de que había ganado la Lotería. Debido a que su hijo de 21 años estaba varado en su país de origen, pero fue incluido como participante en la Lotería, el Sr. A. decidió obtener otra tarjeta verde para que su hijo fuera elegible para inmigrar también. El problema surgió, en primer lugar, cuando el Centro Consular de Kentucky le aconsejó que su hijo ya no podría inmigrar como dependiente porque había cumplido 21 años. Más tarde, el consulado informó al Sr. A. de que no podía obtener otra tarjeta verde, que tenía que solicitar por separado a su hijo, un proceso que podría tomar varios años. El Sr. A. se puso en contacto con nuestra firma, y pudimos solicitar con éxito la revisión de ambas decisiones, con el resultado final que el Sr. A. recibió otra tarjeta verde y a su hijo se le permitió inmigrar.

Caso de E.M.

El Sr. M fue condenado en su país de origen, Bielorrusia, bajo una disposición arcaica del Código Penal por “exceder” su autoridad en su capacidad de director en su empresa. El funcionario consular encontró que la condena era por un crimen de bajeza moral y permanentemente prohibió al Sr. M. de los Estados Unidos bajo la Sección 212(a)(2)(A)(i)(I). El Sr. M. contrató a nuestra firma, y realizamos un análisis en profundidad de los crímenes que caen bajo el alcance del estatuto en cuestión. Presentamos nuestras conclusiones y argumentos a los abogados del Departamento de Estado, quienes concluyeron que el delito no constituía un delito de bajeza moral y anularon la prohibición de inadmisibilidad.

Caso de R.B.

El solicitante tenía doble ciudadanía — una ciudadana-residente de un país, en el cual la validez máxima del visado era dos años, y la portadora de un segundo pasaporte que ella adquirió legalmente a través del programa de segundos pasaportes de St. Kitts (St. Christopher y Nevis), que permitía visas de diez años. Pudimos ayudar a educar al consulado sobre la legitimidad del programa de segundos pasaportes, y se le otorgó una visa de diez años.

Caso de A.M.

Se denegó la solicitud de exención de inmigrante I-601 del Sr. M y la solicitud de reconsideración. Él fue prohibido de manera permanente de los EE. UU. por tergiversación material al obtener una visa para estar presente para el nacimiento de su niño en los Estados Unidos. Como resultado de la prohibición, vivía con sus dos pequeñas hijas ciudadanas estadounidenses en su país de origen, mientras que su esposa trabajaba en los Estados Unidos y visitaba a la familia cada dos meses. Presentamos una apelación a la Oficina de Apelaciones Administrativas de USCIS mostrando las dificultades extremas que la familia estaba enfrentando como resultado de la separación. Después de revisar las pruebas, la OAA aprobó la apelación y el Sr. M y sus hijos se reunieron con la Sra. M en los Estados Unidos.